Arbe's world

Cerrado temporalmente por obras en el hemisferio izquierdo del cerebro y spams (pero volveré)

viernes, abril 20, 2007

¿Afinidad o complementariedad?

¡Hola a todos! No, no tengo empanada para vosotros y sí, mis tortugas siguen vivas. La cuestión es que está el blog bastante abandonado y, después de limpiarlo un poco y echarle el aceite post-depilación, pues sigo con muchas ideas y sin poner en práctica ninguna. Tengo un dibujo que subir aquí, mangas de Mitsuru Adachi que analizar, películas que mandar al infierno, denuncias sobre las estúpidas mascotas de los anuncios creadas por ordenador (y dobladas por trolls en fase de reinsertación social), pero nunca hallo el tiempo ni el scáner, así que voy a plantearos una sencilla pregunta que hoy ha venido a mí de parte de una amiga de la facu.



Me ha estado comentando que otra amiga suya, a su vez, está haciendo no-se-qué de carrera-rara-de-sociales. Un día, hablando sobre la amistad, le dijo que está demostrado que la gente se asocia (o se "arrejunta", usemos tecnicismos) por afinidad más que por complementariedad. Me explico: es más probable que tus amigos tengan gustos parecidos o iguales a los tuyos, o que compartas muchos e importantes que, en cambio, estés con ellos simplemente porque encajéis como piezas de puzzle. Porque os llevéis bien aunque a uno le guste el flamenco chill-out y a ti el rock gótico, o que esté la literatura trascendental vs. El Código DaVinci en vuestras discusiones junto a Orlando Bloom o Johnny Depp... O que a uno le mole Dani Pedrosa y a otro Harry Potter, que viene a ser lo mismo (aunque a mí me gustan los dos). En definitiva, dice que hay más amistades forjadas y basadas en la afinidad que en la complementariedad.

Y yo os pregunto, ¿a vosotros os pasa así?

La verdad es que a mí no. Puedo intentar reeducar a mis amig@s en música, cine, cómics y gusto arbetetaico en general, pero ellos son diferentes. Y aunque inevitablemente haya gustos parecidos, y otros muchos iguales (Wentworth Miller es indiscutible), todas las amistades auténticas que poseo no se han creado por afinidad y sí, en cambio, por una extraña e inexplicable complementariedad de caracteres. Desde el primer momento y sin darme cuenta. Por ejemplo, cuando empecé a ir a clase de japonés pensé que haría amigos por afinidad y aunque me llevo bien con ellos, hay poco o nada más allá del manga y el anime. En cambio, mis amigos tienen muchos gustos que no comprendo, pero que respeto. Y, llegado el momento, creo que es la complementariedad lo que cuenta, y no la afinidad. No sé qué tipo de amistad será más fuerte o más duradera, probablemente la mezcla de ambos aspectos, pero en mi caso siempre será uno más importante.

Y vosotros, ¿qué opináis?
¡Saludos!

P.D: Afortunadamente, el día en el que tenga un amiguete amante del bacalao aún no ha llegado...

Etiquetas:

9 Comments:

At 1:10 p. m., Blogger Valaingaur said...

Creo que si sólo nos 'arrejuntaramos' con gente con los mismos gustos que los nuestros, nuestra vida sería bastante aburrida y nuestros horizontes muy estrechos. Mis mejores amigos tienen poco o nada similares gustos que los míos. Probablemente por eso sean mis mejores amigos.

 
At 3:19 p. m., Anonymous rober said...

Hay de todo. La mayoría de las personas en mi grupo de amigos hemos estado juntos desde el colegio, algunos incluso desde los 4 años, y ha salido cada uno de su padre y de su madre. Con alguno puedo hablar de música, con otro, de libros, o de juegos de ordenador, batallitas anecdóticas de nuestra tierna infancia, manga... Con todos, de gilipolleces sin sentido. Con alguno, sólo de gilipolleces sin sentido, y no por eso somos menos amigos. También creo que es normal que se desarrollen algunos gustos en común por el simple efecto de pasarse cosas y ponerse pesao en plan "tienes que escuchar esto!!!", pero lo importante no es eso, tiene que haber algo más.

 
At 5:15 p. m., Blogger Lucinda said...

Pues depende enteramente de qué tipo de amistades... tengo una amiga con la que tengo en común ideas "sociales" o sobre cómo debe ir el mundo y el amor... pero en gustos musicales, cinematográficos, artísticos, cero patatero, no podemos comunicarnos... yo es que en general hago buenas migas, y mis amigos grandes, los auténticos, ha sido por una mezcla de afinidad y complementareidad, no sabría explicarlo...

 
At 2:28 p. m., Anonymous Ahtramart said...

Que te puedo contar de este tema que no puedas leer en alguno de los tochos de mi estantería... Psicología de grupos, you know. Creo que nos unimos y formamos un grupo con aquellos con los que nos sentimos identificados, para mi es necesario ver en el otro algo propio, sentir que tienemos algo en comun que nos identifica... bla, bla, bla.
En serio, creo que los amigos mas cercanos deben ser afines en gran parte y en lo que no... pues complementarios, y asi matamos dos pajaros de un tiro.
De todas formas creo que en la afinidad existe un toque de complementariedad...
Lo que si creo es que, de vez en cuando, es necesario juntarse con personas muy diferentes a nosotros, siempre se aprende algo, y si no hay nada que rascar, nos sirve para que no se nos olvide como no debemos ser.

Nuestro amigo Brett Anderson dice en su nuevo hit “Intelligent friends don’t care in the end, believe me”... vamos a creerle que es muy sabio.

Besos!!!

 
At 4:51 p. m., Blogger Diego said...

La clave, como dice rober, está en poder hablar durante horas de gilipolleces sin sentido.

 
At 6:49 p. m., Blogger Guybrush said...

Sí, yo me junto por afinidad, aunque en muchos casos haya complementación.

Con todos mis amigos tengo puntos en común y puntos diferentes. En unos se nota más y en otros menos, pero básicamente comparto cosas con todos, aunque sea muy poquito.

 
At 12:11 a. m., Blogger Arbe said...

Bueno, bueno, como decía mi amiga Ana que, por vaga, no quiso poner nada aquí (ya se arrepentirá), esto no es más que una paja mental. Como bien decís, la mayoría de los casos son una mezcla de ambas cosas, aunque veo que se valoran igualmente los dos aspectos... Lo importante es poder hablar de todo. O, sencillamente, poder no hablar de nada y seguir estando enteramente a gusto con el otro.
Gracias a todos por pasaros!!

 
At 3:48 a. m., Blogger Anitxu said...

Hola!

No soy tan vaga y al final te voy a dejar un comentario. Como ya dije esto me parece una tontería,porque divide las formas de amistad en dos partes demasiado definidas. Y la amistad es demasiado compleja como para hablar sólo de dos aspectos, hay mucho más que afinidad y complementariedad. En fin, que dejo la filosofía para las horas de clase tan entretenidas que tenemos.

Chau!

 
At 11:48 p. m., Anonymous Raquel said...

A veces no es ni una cosa ni la otra. Hay ocasiones en las que te gustaria mandar a tus amigos al cuerno y no lo haces por pura pereza (esto me ocurre a menudo) y, sin embargo, la amistad sigue en pie.
Haya afinidad o complementariedad siempre está presente esa posibilidad de que los gustos cambien, los horizontes se expandan, etc, etc.
Por eso no se puede decir si una amistad está forjada en la afinidad o en la complementariedad, porque nuestros gustos y aficiones cambian, y un dia tu mejor amigo puede parecerte muy diferente a ti y, después de un tiempo, le puede gustar la misma serie que adoras y creer que su Dios es el INDISCUTIBLE Wentworth Miller.
Lo importante no es eso. Si no que, a pesar de que a veces quieras mandar a la mierda a tus amigos, siempre tengas un hueco para hablar de todo y nada y olvidarse de lo que os unió.

P.d.: Qué de gilipolleces suelta una a las once de la noche... Y que peazo mensaje @_@

 

Publicar un comentario

<< Home