Arbe's world

Cerrado temporalmente por obras en el hemisferio izquierdo del cerebro y spams (pero volveré)

miércoles, mayo 10, 2006

Estar en primera fila...

... Tiene sus inconvenientes. Sobre todo en la sala Arena (ahora rebautizada por la publicidad Sala Heineken) y en un concierto de Keane. Bah, no quiero aburriros con la "crónica de un concierto más", pero la verdad es que este me gustó mucho. Keane no usan guitarras, y aún así su música llena el ambiente de electricidad y magia... No son mis favoritos, pero me encantaron. Tom Chaplin me tendió la mano aunque sólo pensara en sí mismo la hora y pico que duró el concierto, me miró a los ojos, y aunque no esté bueno (parece un cerdito jiji), ¡qué coño! tiene una voz muy bonita, y se le entendía lo que decía en inglés, no como a otros. El pianista es otra historia... he llegado a la conclusión de que padece algún tipo de esquizofrenia que muestra su máxima y devastadora expresión cuando ve un teclado... Empieza a pisotear cucarachas inexistentes con auténtica mala leche y de vez en cuando quiere comerse las teclas. Cuando no, se deshace en gemidos que afortunadamente nadie oye. El batería tiene un tic raro en el cuello, que no llega al nivel de Alonso Caparrós pero que puede asustar. Bueno, como podéis comprobar,la verdad es que fueron bastante sosetes. No salieron al final y sólo habló el cantante para decir grasias grasias, Muchos thank you, Madrid is a very sunny town, this is my favourite song, pero na más.

Las luces, muy chulas y capaces de dejar epilépticos a un millón de niños japoneses (con razón está el pianista como está), pero lo mejor fue que tenía los altavoces a medio metro de mis manos extendidas... Acabé sorda. Menos mal que en medio habían establecido su residencia tres gorilas de los muchos y variados que posée la sala, que amoriguaron las ondas mortales con sus musculosos brazos tatuados. Eso sí, no me pareció nada bien que cada vez que el cantante extendía la mano se ponían en plan cazurro a amenazar a la gente. Joder, tampoco había tanto pirado. Ya me encargué yo de escupirle en la cara al matón, ya... entre grito y grito...

Tocaron del primer disco pero estaban allí para presentar el nuevo: Under the iron sea, con alguna que otra sorpresa agradable... y no tanto, pero ya se sabe que el directo perdona muchas cosas. Sí, lo sé, parecen tres pobrecicos emokids amargados salidos de cualquier bar de mala muerte, pero todos tenemos nuestro punto melancólico. No tiene sentido negarlo.

En definitiva, que el cantante se cayó dos veces (con tanto cable, ya se sabe XD), que eramos poca gente y que un concierto merece la pena verse desde la esquina delante-derecha aunque los fotógrafos siempre jodan las dos primeras canciones y los ingleses nunca sean tan puntuales como dice el saber popular. No sé si os gustarán, pero el nuevo disco merece una oportunidad, aunque no tengan guitarras...

Saludos ;)
(Marta, tendrías que haber venido...)

Etiquetas: ,

7 Comments:

At 12:47 a. m., Blogger Carmen said...

No me creo que después de tanto.... le llames ahora PIGBOY!!! jaja Desde luego.... me has dececpcionado! Pero que quede claro, que me encanta como canta!
Y lo de las cucurachas... no me lo esperaba de ti, eh? jaja Eso sólo lo digo yo!!!
Besotes
P.D. Que nos ha mirado!

 
At 8:35 p. m., Anonymous Marta said...

Vaya, vaya!!
Se cayó dos veces y sin tener cables de guitarras? en fin... que por lo que cuentas solo les faltó decir nada mas salir eso de "¿como estan ustedes?"...
La verdad es que parece que estuvo bien la cosa a pesar de que les pintas como una panda de oligofrenicos en pleno brote de Tourette.
Pense que las entradas se acabaron el mismo dia que salieron, por eso me olvide del tema :(
Me alegro de que te mirara y de ese contacto corporal con los de seguridad, jejeje!! realmente son los conciertos los que hacen la historia personal de cada uno, dan mucho juego... por cierto la proxima vez fijate en los técnicos de sonido porque suelen estar muuy bien ;)

 
At 11:24 p. m., Blogger Andrea said...

Me fijé en los técnicos de sonido, sí... Uno era un clon de James Blunt, otro era primo de los gorilas tatuados y el último una especie de pianista repeinado... XD Les abucheamos todo lo que quisimos...

Por cierto, los cables eran de los tropecientos pianos, teclados, luces y cosas raras que llevaban, por no mencionar los zapatos del tío...

Gracias por opinar! De verdad, te hubiera gustado (creo yo... ;)

 
At 12:30 a. m., Blogger Lucinda said...

Mi hermana Elena es fan de Keane y se está muriendo de envidia en estos momentos.

 
At 2:04 a. m., Blogger Andrea said...

Dile que van al MTV day... sólo que con no muy inspiradores compañeros... XD

Ah, y también van a estar en el Summercase, bastante más interesante, el 14 y 15 de junio,(con New Order, Daft Punk, Rufus Wainwright, Massive Attack, The Chemical Brothers, Fatboy Slim, Belle and Sebastian, Sigur Ross, The Divine Comedy, Super Furry Animals, Maxïmo Park, Starsailor, Astrud, Happy Mondays...)

 
At 11:34 a. m., Anonymous rober said...

La interacción con el público siempre es mejor cuando el cantante está borracho (siempre que no toque ningún instrumento, claro, porque entonces es muy posible que no acierte con las notas y joda toda la actuación). Estuvo bien cuando el cantante de Deftones, en el Festimad de hace un par de años, se puso a decir "Thank you, New York!". Eso te acerca al grupo, te ríes de ellos y eso siempre une.

 
At 2:21 p. m., Anonymous Marta said...

je, je, je!!
Me parto!! esos Deftones!!

 

Publicar un comentario

<< Home